El virus del papiloma humano (VPH) es la enfermedad de transmisión sexual más común que existe. Es tan común, que tanto hombres como mujeres, sexualmente activos, pueden contraerlo en algún momento de sus vidas, a pesar de usar preservativos.

Existen distintos tipos del papiloma humano (VPH). Gran cantidad de estos tipos pueden afectar el área genital (vagina, vulva, cuello uterino, recto, ano, pene y escroto), así como otros sólo pueden generan verrugas comunes en las manos o en los pies, que no necesariamente se transmite mediante contacto sexual.

Casi siempre las infecciones por VPH suelen ser inofensivas y tienden a desaparecer solas. No obstante, en algunas ocasiones pueden devenir en distintos tipos de cáncer.

Según la OMS:

Aunque la mayor parte de las infecciones por VPH no provocan síntomas, la infección genital por VPH persistente puede causar cáncer de cuello de útero en las mujeres. Prácticamente todos los casos de cáncer de cuello de útero (el 99%) están vinculados con la infección genital por el VPH, que es la infección vírica más común del aparato reproductor. El VPH también puede causar otros tipos de cáncer anogenital, cánceres de la cabeza y del cuello y verrugas genitales tanto en hombres como en mujeres. Las infecciones por el VPH se transmiten por contacto sexual.

¿Cómo se transmite el VPH?

La infección por VPH se origina cuando el virus entra al cuerpo, generalmente a través de un corte o desgarro en la piel, y se transmite principalmente por el sólo contacto corporal. Pero, por otro lado, Las infecciones genitales suelen transmitirse mediante relaciones sexuales, ya sea por sexo anal u otro tipo de contacto en la zona genital.

Según la OPS (Organización panamericana de la salud):

El VPH resiste a disecación y desinfección logrando sobrevivir por largo tiempo en la superficie de objetos. Por lo tanto, puede ser transmitido por medio de objetos o materiales infectados. Puede también ser transmitido por contacto directo con heridas y abrasiones y, en raros casos, de madre para hijo durante el parto.

¿Cómo saber si se tiene el VPH?

En la mayoría de los casos, las personas con el VPH no saben que están infectadas, puesto que nunca presentan mayores quebrantos de salud o síntomas asociados al virus. En el caso de las mujeres, algunas pueden descubrir que tienen VPH al realizarse una prueba para detectar el cáncer de cuello uterino cuando se manifiesta un resultado anormal.

¿Cómo tratar el VPH con Asmecolpoz?

Hay quienes sostienen que, después de ser diagnosticado por el médico, el VPH no tiene cura. Nosotros creemos que no es así. En Asmecolpoz contamos con un tratamiento efectivo para contrarrestar el virus del VPH, sin necesidad de cirugías o dolor.

Nuestro tratamiento “ANTI-VPH”  ayuda a desactivar el virus del cuerpo y a erradicar las verrugas del cuello, la cara, las manos y la zona genital.

El tratamiento, además de la eliminación de las verrugas del cuerpo, cuenta con otros grandes beneficios:

Evita el riesgo de contagio a tu núcleo familiar, evita desarrollar cáncer, ayuda a contrarrestar la inflamación, brotes y el dolor, ayuda a recuperar tu vida sexual, impulsa tu sistema inmune para combatir el virus de tu cuerpo. trabaja rápidamente, resultados incluso en días.

Para más información sobre este tratamiento, visita nuestra página web https://asmecolpoz.com.co/ y contáctanos.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! Bienvenido a Asmecolpoz. ¿En que te podemos ayudar?